La Revista

Martes de cine español en la red

La novia: entre el teatro y la poética visual

 

Fecha de Exhibición: 28/03/2017

La novia, segunda película de la cineasta española Paula Ortiz, es una adaptación la obra teatral Bodas de sangre de Federico García Lorca. Fue nominada a doce premios Goyas en las que se incluyen mejor película, actor protagonista, actriz protagonista y directora.

La película narra un accidentado matrimonio entre los personajes interpretados por Inma Cuesta y Asier Etxendia. El conflicto surge por el hecho de que la novia tiene el corazón partido entre el que va a ser su  futuro esposo y Leonardo (Alex García). A partir de esta línea argumental, se desarrolla no solamente una historia de un triángulo amoroso, sino también la tensión entre el deber y el deseo (ambos polos representados por los dos hombres que pretenden el corazón de la novia) y el evidente conflicto entre la tradición y su violenta ruptura.

La película se enfrenta a su vez a un conflicto formal. Por un lado, se encuentra la clara intencionalidad de ser lo más fiel posible al texto teatral propuesto por García Lorca. De ahí viene la decisión de enmarcar la película, en la mayor parte del metraje, al espacio y el tiempo de la celebración de la boda. Asimismo, algunos de los diálogos, parecen salir de manera literal del texto de Bodas de sangre. El apego a la obra de García Lorca  implica dotar a la película de un cierto tono teatral, que también se imprime en los gestos de los actores del filme.

Por el otro lado, Ortiz busca otorgar a la historia de un lenguaje cinematográfico muy peculiar. El filme trabaja de manera sistemática y en ciertos casos excesiva, una serie de metáforas visuales que dialogan con el texto dramático. Entre las figuras visuales aparece con claridad la  de un caballo, relacionado con el personaje de Leonardo, símbolo de fortaleza y de ímpetu, el cual se traduce en la novia en un fuerte deseo.

Asimismo, en esta construcción visual, los espacios se multiplican a partir de la necesidad de dar una densidad temporal a la película.  De ahí que Ortiz trabaja su filme desarrollando, en la  puesta en escena,  temporalidades subjetivas. Es decir,  una cierta memoria poética de la protagonista de la historia, la cual da cuerpo al conflicto y justifica en parte las decisiones tomadas a lo largo de la película por parte de la novia.

Lo teatral y el desarrollo de una serie de metáforas visuales (que tienen la intencionalidad de dar un carácter cinematográfico a la película)  se articulan para construir una obra melodramática densa, apropiado no solamente al  carácter de Bodas de sangre, sino también similar al tono de  los acontecimientos que Ortiz quiere hacer patente desde su particular adaptación de la obra.

La Novia, de Paula Ortiza, se podrá ver el próximo martes 28 a las 20h en la Cinemateca Boliviana (Óscar Soria #110 esq. Rosendo Gutiérrez) en el Lanzamiento de la Programación de Martes de Cine Español en Bolivia, una actividad organizada por la Embajada de España en Bolivia y el Centro Cultural de España en La Paz. Entrada libre hasta completar aforo.

 

Información